Pooling Partners
Cerrar menú
Elige tu país/ región
#1 pooler de Europa en ofrecer un servicio completo e integral y productor de pallets y cajas.

Columna 8 Ingrid Faber en el periódico financiero holandés: Una buena idea que no obstante está prohibida: viejos pallets como biomasa

Columna 8 Ingrid Faber en el periódico financiero holandés: Una buena idea que no obstante está prohibida: viejos pallets como biomasa

En marzo, las grandes empresas energéticas y varias organizaciones ambientalistas holandesas firmaron el Acuerdo de Sostenibilidad de Biomasa (Convenant Duurzaamheid Biomassa). El objetivo es lograr la producción de energía sostenible. Según el acuerdo, el crecimiento de las energías renovables se logrará mediante la quema de biomasa en centrales eléctricas de carbón, entre otras cosas. Es una buena idea, ya que a diferencia de quemar carbón o gas natural, quemar madera es neutro en carbono.

Los árboles que crecen sacan dióxido de carbono del aire. Este dióxido de carbono se libera de nuevo cuando la madera se quema, al igual que cuando se descompone en humus en el bosque. La madera es un combustible particularmente sostenible siempre que se queme correctamente: la temperatura no debe ser demasiado baja y debe haber un suministro adecuado de aire.

Sin embargo, existen condiciones vinculadas a la combustión de esa biomasa en el Acuerdo, tales como: la biomasa debe provenir de bosques manejados de manera sostenible. Se hace referencia específica a la madera FSC o sistemas de certificación equivalentes. La madera FSC proviene de los bosques tropicales. La mayoría de los bosques “aprobados” en el mundo están certificados por el PEFC. Hay un largo camino por recorrer hasta que el 100% de los bosques en todo el mundo estén certificados. Por el momento esa cifra es sólo del 10%.

El acuerdo se refiere a un programa de estimulación dirigido a permitir que más propietarios de bosques pequeños en América del Norte obtengan la certificación FSC. Los que redactan el acuerdo asumen que América del Norte es una importante fuente de suministro de biomasa para los Países Bajos.

Pero, ¿qué hay de malo con la madera europea?

Sería mucho mejor si fijáramos este objetivo más cerca de casa. Actualmente, el 47% de los bosques en Europa están certificados. Vamos a aumentar ese porcentaje primero antes de comenzar a apoyar a los bosques en América con el apoyo financiero para lograr la certificación.

Y hay más obstáculos burocráticos. Por consiguiente, no es factible certificar los árboles a lo largo de la carretera en los Países Bajos para la gestión forestal sostenible. Por lo tanto, esta madera no podría utilizarse para la combustión sostenible en el futuro, a pesar de ser muy adecuado para ello.

Otro “problema” – y quizás el más grande – que hemos encontrado es el de la madera usada. El 95% de los productos de madera (sin incluir papel y cartón) consta de pallets de madera. Alrededor de medio billón de nuevos pallets de un solo uso se producen cada año en Europa. Eso es alrededor de 23 millones de metros cúbicos de madera por año. Estos pallets se utilizan una serie de veces y se reparan y finalmente se trituran en astillas de madera que son muy adecuados para la combustión en las centrales eléctricas de biomasa.

Pero no es posible saber si los pallets usados se han producido a partir de madera certificada con PEFC o FSC. Por lo tanto, son excluidos de la combustión de biomasa. Esto realmente es una oportunidad perdida. Según Lansink’s Ladder – un listado de estándares para la gestión de residuos – esto también sería un mejor uso de una materia prima: el producto se reutiliza primero tanto como sea posible, luego se recicla (repara) y cuando no hay otra opción, se utiliza para generar energía sostenible.

La ambición del Acuerdo de Sostenibilidad de la Biomasa es que el 100% de la biomasa sea certificada FSC o equivalente hasta el año 2020. Esforzarse por la energía sostenible es bueno, pero la ejecución pasa por alto las soluciones sensatas y obvias.